:)

Querétaro

Ladrones roban en pleno Covid-19 esculturas de Jorge Marín en Suecia y Querétaro

Elena Catalán, directora de la Fundación Jorge Marín, dice que 7 esculturas y pinturas desaparecieron de las galerías de Querétaro y Estocolmo en pleno Covid-19

Published

on

Ladrones roban en pleno Covid-19 esculturas de Jorge Marín en Suecia y Querétaro
El Vigilante, una gigantesca escultura a la entrada al municipio de Ecatepec, es obra de Jorge Marín.

Elena Catalán, directora de la Fundación Jorge Marín, informó que un grupo de ladrones robaron siete esculturas del artista michoacano en galerías de Querétaro y Estocolmo, que quedaron sin público para evitar un contagio masivo de coronavirus (Covid-19).

“La Galería Nuun Arte, ubicada en Querétaro, Querétaro, fue víctima de un robo en el que fueron sustraídas esculturas y pinturas, entre las que se encontraban cinco obras del maestro Jorge Marín, de quien también durante el confinamiento fueron robadas dos obras en la Galería New Forum, en Estocolmo, Suecia en Europa”, informó la encargada de la asociación civil.

El robo de las escultura y pinturas de Jorge Marín ocurrió a kilómetros y durante la ausencia de actividad de los espacios expositivos por la emergencia sanitaria por Covid-19.

Lee: El coronavirus desata los robos, saqueos y protestas sociales en México

Estas son las esculturas robadas de Jorge Marín.

La Fundación Jorge Marín, que es encargada del cuidado, preservación, difusión y protección de la obra del escultor, solicitó el apoyo de la prensa para evitar que coleccionistas o intermediarios de buena fe adquieran las pinturas y las esculturas.

Elena Catalán ya denunció el robo a las autoridades, por lo que ya hay una investigación penal.
Jorge Marín es uno de los mayores exponentes del arte contemporáneo figurativo en México.


A lo largo de su carrera, su labor artística ha sido multifacética, lo que le ha permitido abarcar distintas disciplinas y trabajar con diversos materiales. Sin embargo, su búsqueda plástica lo llevó al bronce y, desde entonces, lo hizo su signo distintivo.

Gracias sus bronces, Jorge Marín ha incursionado en diferentes dimensiones escultóricas, que abarcan desde la miniatura hasta la escultura monumental, formato que ha exhibido tanto en México como en el extranjero, apoderándose del espacio público, generando un diálogo inédito entre la obra de arte y el espectador.

Obras suyas atestiguan el movimiento de millones de mexicanos y han incorporado el arte a la vida cotidiana. Por ejemplo, El Vigilante, gigantesca escultura a media avenida en la entrada al municipio de Ecatepec o Plaza de Alas, ubicada entre cerros del parque La Marquesa.

Marín ha participado en más de 300 exposiciones colectivas e individualmente, su obra ha sido expuesta en museos de países como Francia, España, Portugal, Alemania, Inglaterra, Bélgica, Hungría, Rumania, Rusia, Letonia, Turquía y Azerbaiyán.

Lee: Los comercios en Sonora están blindados del robo y saqueo en la cuarentena del coronavirus

También en países asiáticos como Singapur, Indonesia, China, Hong Kong, Tailandia, Kuwait, Líbano y Emiratos Árabes Unidos; con presencia también en el continente americano, exponiendo en Estados Unidos, Canadá, Costa Rica, Panamá, El Salvador, Guatemala y, por supuesto, México.

Su obra Alas de México acumula miles de kilómetros por el mundo y ha sido instalada de forma definitiva en 13 ciudades de 3 continentes. Además, esta obra se ha exhibido temporalmente en más de 20 importantes urbes de las más diversas latitudes.

El arte de Jorge Marín es capaz de penetrar en la cotidianidad del ser humano y transformarla en instantes únicos, de cambiar el paisaje urbano, de transmitir y de contar historias, propias y ajenas. Una experiencia estética en donde la perfección del cuerpo humano se mezcla, en equilibrio, con formas alegóricas y seres fantásticos.

El robo de las esculturas y pinturas de Jorge Marín está entre los efectos colaterales de la pandemia, dijo la Fundación.

Las obras de arte son vulneradas y son el blanco perfecto por la soledad de los espacios expositivos, bodegas y museos que se han visto obligados a parar actividad, informó.

La Fundación Jorge Marín se manifiesta abierta a colaborar con las investigaciones del caso y comprometida con el cuidado del prestigio y legado del artista a quien se debe.