:)

Baja California

Sin uvas no hay Valle de Guadalupe: Camilo Magoni

Camilo Magoni, quien desde joven llegó a trabajar a una de las vinícolas de la región: LA Cetto

TIJUANA, Baja California. Hablar de la historia del Valle de Guadalupe, en Ensenada, también es hablar de la biografía de Camilo Magoni, quien desde joven llegó a trabajar a una de las vinícolas de la región: LA Cetto.

Magoni al mismo tiempo que compartía sus conocimientos y destrezas con los directivos de la empresa, en la que trabajó por más de 40 años, también desarrollaba un proyecto personal, su propio viñedo.

Don Camilo actualmente tiene 76 años de edad y desde hace cinco años abrió las puertas del viñedo familiar Casa Magoni, que cuenta con una línea de vinos que en poco tiempo se han convertido en uno de los favoritos de la región.

“Tenemos siete vinos con la marca de Casa Magoni y el jueves hacemos la presentación de la línea de reservas, que son cinco vinos más. Vamos a seguir creciendo, hay una gran oportunidad en el mercado, el mercado mexicano está maduro para crecer con vinos mexicanos”

cAMILO mAGONI

El sello de la casa

Respecto de uno de los sellos de su marca es la uva nebbiolo, la cual desarrolló en las tierras de Baja California.

“La nebbiolo no es que la haya traído yo, a mí me tocó seleccionar las parras dentro de los viñedos, limpiamos los viñedos y los uniformamos y empezamos a hacer el vino (…) me tocó desarrollar el nuevo nebbiolo en Baja California, es una uva italiana, es una que yo le tengo cierto cariño, porque la región de donde vengo se cultiva, es la uva con la que más he convivido”, manifestó a Cobertura 360.

El sabor depende de la uva propia, que tiene una característica muy especial, tiene una nota que recuerda el olor de las rosas, y se ha vuelto una de las variedades icónicas de la región, nos identifica a muchísimas vinícolas, explicó.

El Desarrollo del Valle

Con relación del futuro del Valle de Guadalupe, Camilo Magoni dijo que dependerá de los actores locales, quienes deben pensar a largo plazo para consolidar la calidad de su oferta.

“El Valle es una oportunidad de desarrollo, de trabajo, tenemos todas las condiciones para hacerlo (…) hay ciertos elementos que nos hace falta reforzar, como el nivel de educación”

ENÓLOGO

Manifestó que actualmente los jóvenes de la región tienen que migrar porque no encuentran donde crecer en lo personal y en lo económico, lo cual es una responsabilidad de todos en el Valle de Guadalupe.

“Nosotros debemos de pensar qué tenemos que hacer para colaborar con la autoridad y en algunos renglones que la autoridad nos siga”, indicó.

Don Camilo declaró que las personas que conocen de las actividades del sector saben que se requiere de una importante inversión inicial, cuyo retorno no es a corto plazo, sino que lleva hasta 12 años.

“Si no tenemos viñedos  y vino, no hay Valle. Hay que trabajarlo bien. Hemos logrado niveles de excelencia en términos generales y tenemos que seguir sobre el camino, tenemos que hacer programas de sustentabilidad del Valle, programas voluntarios, tenemos que imponernos nuestras reglas, que lo que hagamos sea con respeto al ambiente, a la sociedad, a los habitantes del Valle”, concluyó.

Por Yolanda Morales