:)

El Extranjero

El rey de Marruecos gasta en sirvientes un millón de euros diarios

El monarca apodado cariñosamente como MVI, no disimula sus excentricidades, lo mismo manda construir hoteles que compra yates

Published

on

El pago de  un millón de euros al día a mil 100 sirvientes es sólo una muestra de las excentricidades y lujos del monarca de Marruecos, Mohamed VI, quien lleva 20 años en el trono.

Tras la muerte de su padre Hassan II , el 23 de julio de 1999, adquirió una gran fortuna, pero su riqueza aumentó durante estas dos décadas.

 Marruecos asigna 250 millones de euros anuales a la familia real, aunque no figura en los presupuestos generales. En 2015 ya poseía una fortuna estimada en 5 mil millones de dólares.

La revista americana Forbes lo situó el primero en la lista de más ricos en Marruecos, y el quinto más adinerado en el continente africano. Estas son algunas de sus posesiones más valiosas.

Lee: Las Pussy Riot incomodan a Putin y a los líderes del BRICS en Brasil

A continuación enumeramos algunas de sus posesiones:

Lo que más ha llamado la atención el último año es un reloj suizo de mil diamantes de más de un millón de euros que lució en Dubái el año pasado. Se desconoce su procedencia, si es regalo de un emir del Golfo o adquisición personal del soberano.

El monarca apodado cariñosamente como MVI, posee 12 palacios y mil 100 sirvientes a quienes les paga en total un millón de euros al día, por si algún día decide ir de sorpresa.

El palacio real de Rabat es el más grande que tiene y se trata de toda una ciudad porque en el interior del palacio disponen de una clínica, una escuela, una caballeriza, dos piscinas, dos campos de golf, pistas de tenis, un bosque, un cementerio, un matadero, y hasta una cárcel. Todo esto queda reflejado en el libro El último rey del autor francés Jean Pierre Tuquoi.

La residencia la tiene en el Palacio de Salé, la ciudad colindante con la capital y, paradójicamente, la más habitada por las clases trabajadoras.

El rey se hospeda tres veces al año en Betz, un pequeño pueblo de mil habitantes a 60 kilómetros al noreste de París, incrementa la actividad económica, solo al día el panadero entrega 300 baguetes, ya que Mohamed VI viaja con 200 personas en su séquito.

Mandó construir el hotel Royal Mansour en 2007, y se considera el cuarto hotel más lujoso del mundo.

Se inauguró en el año 2011 en el emplazamiento de unos antiguos jardines municipales de Marrakech. Alberga 53 riads -edificios tradicionales en torno a un patio central- de tres plantas para acoger a sus amigos y familiares cuando permanece en la ciudad roja. De hecho, no está lejos de la plaza Jemaa El Fna, Patrimonio de la Humanidad y unión entre los barrios nuevo y la medina antigua.

Hay un spa de mármol blanco de mil 500 metros cuadrados con tratamientos corporales completos, una piscina cubierta y un gimnasio. Además, tiene tres restaurantes bajo el asesoramiento del cocinero Yannick Alléno, con una estrella Michelin.

Además, los huéspedes no conviven con los empleados, ya que éstos se desplazan por túneles subterráneos para acceder a las habitaciones a realizar limpieza y demás labores dentro del hotel.

Lee: Los invidentes disfrutarán de los goles y jugadas de la Copa Libertadores

La más reciente adquisición del rey es el yate Badis 1, uno de los 10 más grandes del mundo, solo podrá atracar en tres puertos del país: Tánger, Marina Smir y Mohamedia.

Cuenta con un salón de 157 metros cuadrados y seis cabinas: una suite principal, dos VIP y tres dobles, con capacidad para 12 personas, además de los 12 miembros de la tripulación.

Para sus viajes emplea dos aviones privados y uno militar. un Boeing 737 y un Boeing 747; y un Hércules C-130. En los primeros, vuelan entre 250 y 300 personas; y el militar Hércules C-130 se reserva para los muebles y el equipaje.

También es aficionado de los vehículos de lujo y frente a los Rolls y los Cadillacs de sus antepasados, Mohamed VI se decanta por los modelos deportivos por la comodidad.

Su colección de automóviles de lujo y antiguos asciende a 600, que le consumen seis millones de euros del presupuesto marroquí. Equipos especiales se encargan de su mantenimiento en un estacionamiento en la Route des Zaer en Rabat, a pesar de que casi nunca los conduce.

 La familia real de Marruecos obtiene la mayor parte de su fortuna del sector privado.El holding fue una herencia real, pero solo 13 por ciento del antes National Investment Company (SNI), el grupo privado más grande del país.

En estos 20 años se ha fortalecido y el grupo se ha expandido. Hoy es un imperio que posee acciones en más de una treintena de compañías, algunas multinacionales, distribuidas en una quincena de sectores económicos importantes.

Con información de: El Español

Seguir Leyendo
Publicidad