:)

Máquinas

Cerveza artesanal, tierra fértil para los emprendedores

Psicólogos, profesores universitarios, diseñadores y financieros encuentran en la cerveza artesanal la oportunidad de crear sus propias empresas

Diseñadores, profesores universitarios, ingenieros químicos, psicólogos, contadores, diseñadores, no importa el ramo, profesionistas de distintas áreas han encontrado en la cerveza artesanal un terreno fértil para emprender su propia empresa.  

El mayor número de quienes están involucrados en la producción de cerveza artesanal iniciaron en el negocio como un hobby, atraídos por los nuevos sabores, la complejidad para elaborar nuevas recetas y la satisfacción de maridar la bebida con prácticamente todos los platillos mexicanos, una de las riquezas del país.

Leer: Baja California encuentra en la cerveza artesanal un atractivo turístico

Sin embargo, sumergirse en este arte no es una tarea fácil, los emprendedores pasan por un proceso de aprendizaje de entre dos y seis años para dar el siguiente paso: vender su producto a alguien que no sea su mamá, amigos o primos.

Elizabeth Rosas González es diseñadora gráfica y Bjørn Gilbert Nielsen era profesor universitario en Dinamarca, ambos son fundadores de Calavera Beer.

Los fundadores de Calavera Beer, Elizabeth Rosas González y Bjørn Gilbert Nielsen, se dedicaban a ejercer sus profesiones, ella era diseñadora para una empresa juguetera y él, profesor de universidad en Dinamarca. Sin embargo, su gusto por producir vino para consumo personal, los llevó al mundo de la cerveza y ahora están a cargo de una de las casas cerveceras más importantes de México.

 “Iniciamos haciendo vino en 1996, la primera cerveza no la hicimos hasta el 2003. Hacer cerveza es muy fácil, lo difícil es hacer la misma receta varias veces y nos pasamos experimentando, no con afán de poner negocio. Era un hobby y lo hacíamos como consumo propio, de los amigos, la familia, los vecinos y así fue creciendo el hobby y se nos salió de las manos” .

Bjørn Gilbert Nielsen , Director General de Calavera beer.

Después de cinco años de experimentos, comenzaron a ganar premios por sus recetas, a vender cerveza a los vecinos y su pasatiempo adquirió la forma de empresa en 2008, pero fue un año después cuando iniciaron la producción formal.

En 2009, Calavera salió a la luz con 11 estilos diferentes, para sorprender a quienes solo conocían la cerveza clara y oscura. En ese tiempo, su producción anual era de 4 mil litros como máximo, 10 años después producen unos 120 mil litros anuales, con alrededor de 16 estilos diferentes.

Ricardo Ávila es ingeniero en Mecánica y Eléctrica, socio fundador de Cervecería Tres Casas.

En el mundo cervecero también hay oportunidades de negocio para quienes deciden salir a conquistar puntos de venta con una producción de solo 20 litros para su venta. Este es el caso de Ricardo Ávila, socio fundador de Cervecería Tres Casas.

“Mis socios y yo empezamos por hobby, participamos en un par de competencias amateur, ganamos una medalla y ahí se nos metió la idea de que había potencial para hacer un negocio (…) vivimos una etapa experimental de cuatro años y producíamos 20 litros de cerveza”, expone para Cobertura 360 el joven ingeniero en Mecánica y Eléctrica.

El Maestro en Ciencias, quien se dedicaba, principalmente, a la realización de simulaciones por computadora, encontró junto con sus amigos la pasión por la producción de la bebida artesanal, y su meta es cerrar 2019 con una producción y venta de unos 12 mil litros de la bebida.

Eduardo Fernández es ingeniero Industria, se dedica al sector financiero y también emprendió en la industria artesanal, con Gurú Brewing.

La tecnología es una aliada importante para los emprendedores. Eduardo Fernández se convirtió en cervecero experimental mirando tutoriales en YouTube, hasta que en mayo de 2018 materializó Gurú Brewing Co., una cervecería que llegó después de ocho años de estar a prueba y error desde casa.

“Un día en una plática, me hablaron del proceso de producción y dije ‘no puede ser que siendo tan cervecero no sepa cómo se hace’. Empecé a leer, a mirar tutoriales en YouTube y en unas vacaciones de diciembre compré un kit básico para hacer lotes de 30 litros”.

Eduardo Fern´ández, creador de Gurú Brewing.

En 2018 la venta de la bebida incrementó 65% frente a 2017, con 265 mil 405 hectolitros comercializados. Es esta creciente demanda del mercado la que abre nuevas puertas para quienes deciden ser sus propios jefes.

En 2011 levantaron la cortina poco más de 10 empresas cerveceras, mientras que seis años después el ritmo de crecimiento anual fue de más de 230, de acuerdo con la Asociación Cervecera de la República Mexicana (Acermex).

Los cerveceros coinciden en que el negocio se encuentra en expansión, pues las ventas anuales crecen a un ritmo de 65% y al año abren la cortina más de 200 nuevas empresas de este tipo.

Cerveza artesanal, camino a la profesionalización   

Además de la pasión por esta bebida, los cerveceros tienen otras cosas en común: el compañerismo y trabajo en equipo, se unen para promover sus productos, llegar a nuevos mercados, así como para importar insumos como la cebada y la malta y así reducir costos.

Para muestra basta un botón. Las Adelitas es un colectivo constituido por mujeres cerveceras, su objetivo es romper paradigmas en temas de procesos, impulsar la profesionalización y ayudar a la industria para que identifique a los talentos y puedan ser mejor pagados.

El colectivo Las Adelitas está conformado por mujeres de distintas carreras, las une la pasión por la producción de cerveza artesanal y las ganas de ayudar a profesionalizar su labor.

“Nosotras que somos minoría en la industria cerveceras, representamos el 23% aproximadamente de quienes participan. Dijimos, ‘si somos más poquitas pues vamos a juntarnos y hacernos más fuertes’. Si encuentras una red de apoyo es más fácil hacer tu trabajo”, externa a Cobertura 360 Caro Aragón, jefa de Planta en la Cervecería La Silla, con siete años de experiencia en el ramo.

Alrededor de 10 mujeres son quienes conforman el colectivo, pero esperan la integración de más, en especial aquellas emprendedoras que apenas inician o tiene planeado incursionar en la industria para compartir su experiencia y apoyarlas a tener su propia empresa. 

“Cerveza, en cualquier área en la que estés es muy demandante. A veces no solo es producción, es logística, atender a proveedores, entregar comprobantes, entregas, ventas, cobranza y de más. Es algo demandante, no quiere decir que sea complicado, pero debes ser bien organizada es especial cuando eres mamá porque el tiempo debe ser de calidad”.

Estrella Flores, cervecera de Metropolitana Cervecera.

Antonieta Carrión, quien dejó la psicología para fundar Madrina Casa Cervecera, comparte para las nuevas empresarias que, la capacitación constante es clave para mejorar su producto, por ello cuando se inicia en la cervecería artesanal se debe pensar en innovar constantemente para enfrentar la demanda de los clientes y el surgimiento de nuevas marcas.

De acuerdo con Acermex, quien agrupa a los productores artesanales de la bebida, de los 6 mil 886 empleos que generó la industria en 2017, 23.8 por ciento fueron ocupados por mujeres.

Por Nancy Balderas