:)

Baja California

Invasión de viviendas daña a constructoras en Baja California

Published

on

TIJUANA, Baja California. Como un problema grave y de atención urgente, califica el sector inmobiliario el abandono de viviendas en Baja California, problemática que impide atraer nuevas inversiones para la construcción de casa habitación. 

Tijuana y Mexicali concentran el mayor número de viviendas abandonadas en el estado y que, constituyen un problema económico, social y de seguridad en la entidad. 

La situación de constante movilidad de la gente o población flotante, es otro factor que suma al abandono de las viviendas. Se estima que existen más de 120 mil casas abandonadas en Baja California. 

Una casa que no puede pagar una familia se deja en abandono y ésta, después de un tiempo, se pone en venta, a través de la adjudicación, puntualizó el sector inmobiliario.

“La mayoría se adquirieron con apoyo del crédito del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit)“, explicaron representantes de este sector. 

A juicio de especialistas, esta situación se debe a la ausencia de un esquema de refinanciamiento en apoyo a la clase trabajadora, que aporte a mantener la vivienda hasta adquirirla en su totalidad. 

¿Qué tanto abandonan viviendas?

En este sentido, el Consejo Estatal de Profesionales Inmobiliarios de Baja California (CEPIBC), el abandono de viviendas va en aumento. Tan sólo en Tijuana se tienen detectadas más de 75 mil propiedades que podrían ser adjudicadas. 

No obstante, el 90 por ciento de esas propiedades se encuentran invadidas e impiden el proceso legal para ser puestas en venta nuevamente, según el mercado inmobiliario. 

Mientras que en Mexicali se estima que hay alrededor de 68 mil viviendas, de las cuales, más del 60 por ciento están invadidas. 

Las estimaciones que se hicieron durante 2018 fue que por ese número de invasiones a las propiedades (por abandono de casas) se perdieron alrededor de dos mil 800 millones de pesos en la ciudad, por concepto de la llegada de inversiones. 

Ante la invasión, los especialistas en bienes raíces se ven impedidos a realizar su labor de la muestra para la venta de casas, que afecta una cadena logística de proveedores (por ejemplo, albañiles para hacer modificaciones a la vivienda). 

Durante un semestre (en 2018), profesionales del CEPIBC se enfocaron a estudiar el problema y el resultado fue que hay al menos 150 empresas afectadas porque no pueden cumplir con su labor de realizar las transacciones de casas adjudicadas, a comprar y vender casas adjudicadas. 

Para cada empresa se tiene un valor estimado de 400 mil pesos, que deja de producir un flujo en la economía de Baja California, al estar invadidas. 

A las personas que invadan la propiedad se les sancionará bajo el argumento de violación del artículo 226 del código penal de Baja California, que indica que haga uso de un inmueble que no le pertenezca, pero en tanto, los inmobiliarios quedan impedidos para mostrar la propiedad y se promueva su venta. 

¿Nace una área de oportunidad?

Con la crisis económica registrada en los Estados Unidos que afectó a Baja California desde 2008, se creó un área de oportunidad para el mercado inmobiliario de la frontera, con la venta de casas adjudicadas. 

La gente no pudo pagar la vivienda, muchos trabajadores mexicanos en Estados Unidos que perdieron el empleo dejaron sus propiedades en abandono. 

Y aunque se observó el aumento en la invasión de viviendas, a partir de 2010, fue una etapa próspera para los inversionistas inmobiliarios, de acuerdo al CEPIBC. 

Ese año, el sector inmobiliario detectó más de cien mil propiedades que podrían ponerse en venta a través del esquema de adjudicación. 

Por Corresponsalía en Tijuana