:)

Sonora

Se desploma 86.36% el robo de automóviles en Sonora

El robo de automóviles va a la baja, gracias a la pronta intervención del Centro de Control, Comando, Comunicación, Cómputo, Coordinación e Inteligencia .

Published

on

El robo de vehículos cayó más de 86.36 por ciento entre enero y mayo de 2019 en Sonora, gracias a la pronta intervención de las autoridades y al usó de la ciudadanía del Centro de Control, Comando, Comunicación, Cómputo, Coordinación e Inteligencia (C5I).

Durante los primeros cinco meses de 2019 sólo se robaron 195 vehículos en la entidad gobernada por Claudia Pavlovich, cuando en el mismo período del año pasado habían hurtado mil 430 unidades, de acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP).

Antes de que la gobernadora de Sonora inaugurara el 21 de agosto de 2016, el robo de vehículos era un dolor de cabeza y problema para las autoridades.

De enero a mayo de 2017 se robaron más de mil 932 unidades, un delito que un año antes era un foco rojo para entidad fronteriza, pues  despojaron de sus vehículos a más de mil 801 personas.

La instalación de las 3 mil cámaras de seguridad y arcos carreteros en Sonora provocó un descenso en el robo de automóviles, camionetas y vehículos pesados. 

El descenso en las cifras del robo de vehículos es el resultado del trabajo coordinado entre las autoridades municipales y estatales, en coordinación con la ciudadanía quienes reportan y presentan sus denuncias al número de emergencia 911, según la Secretaría de Seguridad Pública de Sonora.

La dependencia encabeza operativos de prevención y vigilancia que se instalan en diversos puntos con la finalidad de detectar vehículos con reporte de robo.

Adicionalmente ha puesto a disposición de los ciudadanos un mapa interactivo, donde se muestran las alertas preventivas donde se presenta el mayor índice de robo de vehículo, entre otros delitos. Todo eso permite al ciudadano poder registrarse y recibir alertas personalizadas, así como recomendaciones de prevención.

Por Enrique Jiménez