:)

El Extranjero

Existen los guardianes de la Amazonia en Perú

Published

on

bosque

Las comunidades indígenas de la Amazonia peruana se han convertido en guardianes de los bosques para evitar la deforestación y la incursión de depredadores de especies, dijo hoy el jefe del Servicio Nacional de Areas Naturales Protegidas (Sernanp), Pedro Gamboa.

“Si la población siente que le das un beneficio, entonces la población es tu aliada, por eso nosotros llamamos a todos aquellos que trabajan con nosotros un aliado de la conservación, eso nos ayuda a que ya no tengamos que hacer un manejo de control de vigilancia, ellos se van a encargar”, expresó.

La Reserva Nacional Pacaya Samiria (RNPS), que tiene una extensión de 2 mil 08 millones de hectáreas, guarda especies únicas en el mundo, como el pez paiche, delfines de agua dulce y tortugas, y cuenta con 200 comunidades nativas dedicadas a su custodia.

De acuerdo con Gamboa, “en el área protegida existen 25.000 personas, y en la zona de amortiguamiento hablamos de 75 mil”.

La extensión de este paraíso natural, considerado un pulmón del mundo, es de casi la mitad del tamaño de cualquier país europeo, como Holanda, Suiza o Dinamarca, lo que evidencia la importancia de preservarlo.

Por ello, Gamboa sostuvo que las poblaciones nativas que viven por miles de años en estos parajes se han convertido en aliados del Estado peruano, porque se suman a la conservación a cambio de permitirles comerciar productos silvestres.

Buscan defensa internacional por proyecto de “Santa Lucía”

Por su parte, Jorge López Dóriga, representante de grupo AJE, una de las multinacionales más grandes de bebidas, destacó la labor que desarrollan los guardianes del bosque.

“Ellos llevan 3.000, 4.000 o 5.000 años custodiando el bosque, en conexión con el bosque y protegiéndolo, por lo tanto, lo que tenemos que hacer es empoderar a esos guardianes del bosque y escucharlos, porque son los que realmente saben de esto”, explicó.

López Dóriga, considerado un aliado del Estado en la preservación de la Amazonia, y quien impulsa el biocomercio, ha logrado una alianza con las comunidades nativas para propiciar la recolección de aguaje, un fruto de alto valor nutritivo, para procesarlo en jugos naturales.

Su labor permite a los guardianes del bosque continuar con su labor de preservar los bosques y especies que habitan estos parajes naturales y, a la vez, obtener ingresos económicos por la venta de aguaje.

Por Redacción