:)

Negocios

Incertidumbre presiona al PIB de 2020, pese a los otros datos de AMLO

Published

on

 

La calificadora Moody’s pronosticó una desaceleración de la economía mexicana a 1.5% para 2020, debido a que la falta de coherencia en las políticas del gobierno de Andrés Manuel López Obrador afecta la confianza de los inversionistas.

El reporte de Moody’s Investors Service se trata de la más reciente advertencia sobre una posible desaceleración de la economía mexicana mayor a la esperada para 2020. El análisis ubica como uno de los principales riesgos la falta de coherencia en la política pública del gobierno federal, debido a la incertidumbre que genera entre los inversionistas.

La economía cerrará 2019 con un mayor dinamismo: Hacienda

“Pronosticamos que el crecimiento real del PIB para México se desacelere a 1.2% en 2019 y a 1.5% en 2020, por debajo del 2.0% registrado en 2018, en medio de una inversión privada persistentemente débil y de tensiones fiscales,” señaló Sandra Beltrán, una Assistant Vice President de Moody’s.

Pese a que a finales del mes pasado, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) presentó un plan para “empujar” la economía del país, en el que promete la aceleración del gasto público en el corto plazo en busca también de una mayor inversión privada, lo cierto es que los analistas se mantienen firmes en la necesidad de que el presidente López Obrador genere reglas claras que garanticen la seguridad de los proyectos productivos en el país.

“La preocupación en torno a la política económica ha disminuido el apetito de los inversionistas y la inversión bruta fija se mantiene relativamente estable, pero se ha debilitado, especialmente en términos de inversión extranjera directa”, expuso Sandra Beltrán.

La Encuesta de Expectativas del Banco de México (Banxico), realizada a especialistas del sector privado revela un notable incremento de quienes creen que el clima de negocios en el país empeorará en los próximo seis meses, al pasar de 42% en junio a 54% en julio pasado.

Adicional, el 77% consideró que la situación económica y política actual del país no es la adecuada para realizar inversiones. En días pasados, el mandatario mexicano reiteró que sí existe confianza para invertir por parte de la iniciativa privada y dijo que muestra de ellos fue la reunión positiva que sostuvo con 10 de los hombres más ricos del país; sin embargo, en México existen más de 4 millones de micro, pequeñas y medianas empresas (MiPyMes) en espera de señales positivas para hacer crecer sus negocios.

En un panorama de incertidumbre, las expectativas de crecimiento económico para 2020 van desde el 2% proyectado por el gobierno, al 1.2% proyectado por Citibanamex, desde un pronóstico previo de 1.5%.

Luego de que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) informó en su estimación oportuna que el Producto Interno Bruto (PIB) creció 0.1% en el segundo trimestre del año, desde una contracción de 0.2% vista entre enero y marzo. En una clara desaceleración económica, pero no en recesión, como apuntaban los pronósticos.

Sin embargo, aún no ha pasado el peligro. La directora de análisis Económico Financiero de banco BASE, Gabriela Siller consideró que “la economía mexicana se encuentra en una desaceleración que puede llegar a convertirse en una recesión si la incertidumbre se prolonga el resto de laño, provocando que las expectativas de los consumidores se vean afectas y esto lleve a la baja el consumo, a la par de que la inversión siga cayendo”.

Así, en medio de la desaceleración llegará el Paquete Económico 2020 que requerirá de un presupuesto mínimo de 6.3 billones de pesos, y se adelanta que la expectativa de crecimiento es de 2%, como lo planteó el Presidente.

Por Nancy Balderas